¡Novedades del Festipulenta!

by 13:23:00 0 críticos literarios

vean abajo los lugares
donde ocurrirá todo

el stand de la Funesiana
dirá presente



Dos años. Ocho fines de semana. Dieciséis noches. Casi cuarenta bandas. Y miles de personas que vinieron, bailaron, disfrutaron de muy buen rock, y se conocieron entre sí. Ése es el saldo de un Festipulenta que está a punto de soplar las velitas por segunda vez. Dos años, decíamos, es poco en la vida de una persona pero muchísimo para un festival de rock y más en esta Buenos Aires post Cromañón y contemporánea a Mauri, donde cada iniciativa que surge tiene que que nadar contra la corriente para sobrevivir y crecer.

Y vaya que crecimos. Crecimos nosotros y creció El Zaguán, esa casa que siempre nos abrió las puertas y que parece un lugar sacado de una realidad paralela, de una ciudad mucho más amable. Vimos cómo pegaban el salto muchos grupos en los que apostamos cuando recién empezaban. Y también cómo otros, que ya venían con el cuentakilómetros cansado, empezaban a ser aceptados donde antes sólo se les cerraban puertas.

Ése fue nuestro pequeño gran triunfo: poner un granito de arena para que una manera artesanal, amiguera y pulenta (pero siempre profesional) de entender el rock pudiera hacerse su lugar en una escena castigada y muchas veces hostil.

"El único camino es el próximo paso", dice una enorme canción de El Perrodiablo. Por eso (porque avanzar es crecer) y para festejar (porque nos encanta festejar y dos años es una excelente excusa) decidimos tirar la casa por la ventana y hacer no una, no dos, sino tres noches de Festipulenta por primera vez en nuestra historia, una docena de shows cada uno mejor que el otro para redondear una edición triple que promete quedar en la historia.

Por supuesto, van a estar muchas de las bandas que nos acompañaron desde el principio, empezando por los siempre sorprendentes Fútbol, que harán valer su localía en El Zaguán con ese rock a la vez clásico y ultradeforme que los caracteriza como si estuvieran en el patio de su casa; también Señor Tomate, que volverá a traer su valija llena de canciones a horcajadas entre el folk y la psicodelia; y Mujercitas Terror, que demostrará una vez más, a partir de un repertorio de post punk ajustado y un show en vivo del que pocos pueden jactarse, por qué son una de las bandas más originales de la escena.

Viva Elástico, la banda que abrió el primer Festipulenta y que está entre las que más creció en estos dos años, desplegará en el turno más caliente de la noche esos hits que te hacen saltar y cantar pase lo que pase. Y lo mismo Los Reyes del Falsete, que a fuerza de delirio y guitarras desatadas, volverán a dar forma a ese cancionero indefinible con el que vienen conquistando a un público cada vez más numeroso. O los Olfa Meocorde, que al igual que Viva y Los Reyes nos acompañan desde aquel febrero inaugural, y en esta edición triple seguramente nos arrojen otra vez al extremo de ese rock tan lisérgico, tan punk y cabeza, que son capaces de cranear.

La lista sigue: desde los eternos DChampions, irreverentes juglares del conurbano más pulenta, el de la cerveza en el cordón, la pollerita corta y los amigos; hasta Androide Mariana, que con su set fiestero con aires a Talking Heads y los Abuelos de la Nada fueron la gran sorpresa de la última edición; pasando por Antolín, el entrañable cantautor platense cuyos shows, discos y público dan lustre al término 'de culto'; o Valentín y los Volcanes, también de la ciudad de las diagonales, que hacen suyo el legado colorido de Pavement, Guided By Voices o Daniel Johnston para pintar su propio mundo.

Y, como broche de oro, dos debutantes absolutos: los Riphle, patrones de Boedo, que cuando levantan vuelo uno no sabe si están tocando grunge, noise o algo totalmente inclasificable; y los montevideanos Carmen Sandiego, trayendo en Buquebus su lo-fi adictivo e impredecible y (por primera vez en Buenos Aires) una nueva formación, con un bajo y una batería que completan el dúo original y amplían la enorme paleta de intensidades que constituye su marca registrada.

Como ya es habitual, habrá una tupida feria de discos, libros, comics y remeras; la barra con precios nacionales y populares; los amigos de siempre y alguno nuevo: fiesta post-shows con pichadiscos bien del palo y sorpresas para no achancharse. En resumen, los mejores ingredientes para cocinar lo que nos propusimos hace ya dos años (y que, modestia aparte, tan mal no nos ha venido saliendo): un festival como al que siempre quisimos ir, con huevos, sonrisas y buena leche, para hacer del mundo un lugar cada vez más pulenta.




viernes 25 de febrero
desde las 21

Fútbol
()
Olfa Meocorde
()
Androide Mariana
()
Riphle
()

[dónde]

El Marquee
Av. Raúl Scalabrini Ortiz 666
entre Loyola y Aguirre


sábado 26 de febrero
desde las 21

Señor Tomate
()
Viva Elástico
()
DChampions
()
Valentín y los Volcanes
()

[dónde]

El Marquee
Av. Raúl Scalabrini Ortiz 666
entre Loyola y Aguirre


domingo 27 de febrero
desde las 19

Mujercitas Terror
()
Los Reyes del Falsete
()
Carmen Sandiego
()
Antolín
()

[dónde]
PLASMA y PLASMITA
Piedras 1856
entre Ituzaingó y Uspallata



¿Cuánto?
20p

Abono
50p
por 3 días y con regalo
mandando mail a
cosaspulenta@gmail.com

Apoyan
FM Nacional Rock
Militancia Kreativa
ElAcople
Comiqueando
Funesiana
Nulú Bonsai
Laptra
Triple Erre
Hang the T-Shirt
Attom
Vamos a imprimir


*

Lucas Oliveira

Editor

Lucas Oliveira (1978), es editor de Funesiana, diseña libros electrónicos y en papel para distintos autores y proyectos editoriales. Publicó un libro de cuentos (Papel, Funesiana, 2006) y dos de poesía (Poesía para Gerentes, Funesiana, 2008 + Pura sangre busca establo, Funesiana, 2012), el ensayo “Conectados” (Editorial Kier, 2010) y participó de las antologías Buenos Aires. Escala 1:1 (Juan Terranova –comp.–, Entropía, 2007) 5 (El Quinteto de la Muerte, La Propia Cartonera, 2010, Uruguay), La fiesta de la narrativa (El Quinteto de la Muerte, Una ventana ediciones, 2010), Fixture, un picadito austral (Malaletra + Chuy, 2016). Es encuadernador artesanal y actor-guitarrista-futbolista frustrado. No quiere perder el rock.